…el priviLegio del amor…

está en eLegirse todos los días,

en volver a empezar a querer cada mañana,

en que el resto de tu vida combine con el resto de la suya,

en compartir la colección de sueños,

en que la distancia hasta la luna sea siempre de ida y de vuelta,

está en que decir “lo siento” se apellide “no pasa nada”,

está en que el paraíso esté geográficamente situado entre el cepiLLo de dientes…

y el desayuno de cada mañana.

Ilustraciones: Curtis Wiklund.

“A veces las palabras no bastan.
Y entonces sirven los colores.
Y las formas.
Y las notas.
Y las emociones.”
Alessandro Baricco

 

 

 

Los “te” de Los “tú”:

Desear-te como si te fueras a cumpLir.
Mirart-te a los ojos y tener la certeza de que existe más de un cielo.
Encontar-te en un poema.
Ocupar-te cada punto suspensivo.
Sacart-te uno a uno los suspiros… para hacer más espacio,
…eLegirte una vez más.

“Seré breve en mis respuestas” dijo el amor,

“sí, todavía y mucho”.

 

emoción puesta

“Te”

Dativo o acusativo del pronombre personal de segunda persona “tú”, para el masculino y femenino. No admite preposición y cuando se pospone el verbo es enclítico.

Pronombre personal: forma de la segunda personal del singular usada para la formación de objeto directo indirecto. Se usa en verbos pronominales cuando el sujeto es la segunda persona del singular.

Te deseo un ser humano:

 

  • que sea música, no ruido.
  • que de vez en cuando te baje del mundo y te suba a un coLumpio.
  • que te agarre la mano y no te la suelte.
  • que se automedique con helado de chocolate.
  • que no rompa el mundo, lo arregle.
  • que esté enamorado de las amapolas, y las decLare su amor mientras estornuda desconsoLadamente.
  • que recuerde tristezas, muerto de risa.
  • que te diga cada mañana “a veces no, a besos sí”.

cropped-33097378_10216656160382026_3309063123775782912_o1.jpg

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©.

“¿Cómo prefieres el amor? 

-Correspondido y con mucho helado de chocolate.”