…encajar en Los miedos…

…como si encajaras en un hueco hecho a tu medida…
en Los zapatos de tu taLLa…
para que Las cosas sucedan…
y se sucedan…
en eL punto exacto…
donde Las eLes ecuentran su sitio.
44037208_10217861129945512_7193571892924514304_n
Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.  Vestuario: Teria Yabar. Copyright ©
“Y de repente…
todo sucede…
se sucede…
y te reconoces…
y te encuentras… y te encajas…
y empiezas a no echar de menos lo que antes echabas de más… y da igual si llueve, si nieva, o si tu plan no es el mismo que imaginaste…
porque lo que imaginaste ya es pasado y tú ya estás debajo de otro gorro, al lado de otra hoja, en tu nuevo banco preferido…
en el punto exacto donde las cosas que te encuentras están donde te hacen sonreír…
y paras el coche en seco cuando vuelves a casa…sólo porque has visto una nube que te gusta… y el árbol de ese parque te ha llamado a gritos desde sus ramas…
Y es que la vida, tiene una maravillosa forma de abrirse camino, de hacerte favores… de encontrar el momento…
y convierte el puzzle que antes te traía de cabeza…en lo que ahora comienza a ser una brújula que te cuida, que te enseña…que te ríe, que se ríe contigo y de tí…sólo para que te enteres de que cada momento de tu ahora mola, sólo porque tú lo has elegido.”
Ele de Lau.
Anuncios

…La eLegancia de Las hojas de otoño…

…y su vaLentía de “saber caer” bonito.

hojas secas en poemas

Elena Zaharova es una artista visual que vive en Nueva York,  hace un tiempo decidió hacer un pequeño experimento en algunos parques de la ciudad dejando hojas secas de los árboles con fragmentos de poesía manuscritos para que la gente los encuentre y tenga un breve momento de reflexión o los pudiera compartir.

Ella preguntó:

-¿Tendrás por ahí un “todo va a estar bien” que te sobre?

El dijo:

-¿y yo me preguntaba… si me harías un hueco en tu habitación para dejar mi ropa un ratillo, toda la vida?

…amarnos como Las margaritas…

…en nuestros “síes” y en nuestros “noes”…
…aL azar…
…de todas formas…
contra todo pronóstico…
porque aL finaL deL tuneL…
siempre se está mejor que aL principio.

44772655_1919339908180483_4127512856205721600_n

 

“La catástrofe que tanto te preocupa, a menudo es menos horrible en la realidad de lo que fue en tu imaginación.”

― Wayne W. Dyer

…cuando eL briLLo de Los ojos hace de La cicatriz*…

una raya de sumar…

-ahí es-

-has LLegado-

cicatriz.jpg

Fotografía: Pinterest.

*

Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber estado roto. En lugar de considerarse que se pierde el valor, al reparar la cerámica se crea una sensación de una nueva vitalidad. Dicho de otra forma, el tazón se vuelve más bello después de haber sido roto y reparado. La prueba de la fragilidad de estos objetos y de su capacidad de recuperarse son lo que los hace bellos.

Llevemos esta imagen al terreno de lo humano, al mundo del contacto con los seres que amamos y que, a veces, lastimamos o nos lastiman. ¡Qué importante resulta el enmendar! Qué importante entender que los vínculos lastimados y el corazón maltrecho, pueden repararse con los hilos dorados del amor, y volverse más fuertes.

La idea es que cuando algo valioso se quiebra, una gran estrategia a seguir es no ocultar su fragilidad ni su imperfección, y repararlo con algo que haga las veces de oro: fortaleza, servicio, virtud… La prueba de la imperfección y la fragilidad, pero también de la resiliencia —la capacidad de recuperarse— son dignas de llevarse en alto.

El mundo Consciente.

…eL verdadero truco deL amor…

…está en dejarse pisar…

…por quién nunca vaya hacerLo.

30698545_10216364776417609_8746560130750873600_n

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.

“Descubrí que unos estamos hechos para hablar

Y otros para cerrar la boca;

Unos para el silencio y otros para descifrarlo,

Unos para la voz y otros para el papel,

Unos para la palabra y otros para la música.

Unos para vivir la emoción y otros para causarla.

Y qué nos vamos turnando en las partidas porque la vida es un tablero de ajedrez y siempre estamos jugando desde los dos lados.”

Lo que el corazón me dijo. Magdalena Lasala.