RefLeja…

¡te!

en cuaLquier espejo que te devuelva tu mejor versión,

en esos ojos que te recuerdan cada día lo guap@ que eres, aunque ese día no lo estés,

en esas canciones que te pones para sonreír,

en los miedos a los que ya no tienes miedo,

en las flores que salen esta primavera contra viento y marea,

en esas conversaciones que relees y que siempre te abrazan,

en la amabilidad que te devuelven los columpios en cada balanceo,

¡RefLéjate!

en todo lo bonito que puedes llegar a ser,

en esa fe que se fue a mover una montaña,

en el dolor del que llora, para así poder acurrucarlo,

¡RefLéjate!

en el “te quiero” más maravilloso jamás contado,

en ese amor de rutina que te acompaña por la mañana en cada desayuno,

en ese ser que siempre está ahí a pesar de tus sombras.

¡RefLéjate!

porque así podrás refLejarLe a tu pronombre personal “ti” favorito…

la Luz que te dedica.

alivio

La tuerca que me falta…

el tornillo que tengo de más,

las vueltas a la cama que da mi imaginación,

mi sueño cuando se queda despierto,

la caja de madera que pide a gritos no contener nada para poder estar llena,

esa persona a la que eliges para volver a pasar la cuarentena, una y otra vez, en bucle, en progresión aritmética…

a pesar de las rutinas, a pesar del roce que hace el roce.

La tuerca que me falta…

y esa manera que tienen mis seres queridos de mimar esa ausencia,

de amortiguar mis maneras,

de quererme siempre en lugar de “a veces”,

de desenredar mis nudos,

de ponerme fácil lo difícil,

de besar mis engranajes…

y conseguir por fin,

que en mi casa no se vuelva a conjugar el verbo “faltar” o “pedir”, si no es para referirse a la saL.

Me falta una tuerca

Dame tu mano…

como si estuvieras aquí…

como si no hubiera “en tu casa o en la mía”…

como si para florecer sólo necesitara imaginármelo…

como si este año mi cumpleaños tuviera como sorpresa poder abrazar a la gente que quiero…

como si en vez de café tuviera besos para desayunar…

como si mi regalo viniera envuelto en abrazos apretados, de los de muy cerca, de los de “me quedo”, de los de “todo pasará”.

Dame la mano…

y deja que las margaritas hagan el resto,

que entre la luz a raudales por mis ventanas,

para que nazcan de todas las ganas que sembraste,

para que crezcan de cada uno de tus síes,

para que no deshojen la primavera,

y que conviertan después de este “quédate en casa” en blanco y negro,

un maravilloso mundo de arcoíris de coLores.

mano con barro y margarita

Él la preguntó…¿Dónde está tu recuerdo favorito?

Y ella lo tuvo claro: -En tus ojos.

Vivir se conjuga ensayando…

con un paso a paso,

con un otra vez más,

con un quiero y no puedo… pero sigo queriendo,

con un “me equivoqué” y a pesar de ello “vuelvo a empezar”,

con un error que besa mejor que sabe,

con una invitación a olvidar lo que no suma,

con la concatenación de principios “contigo”,

…un “the end” que abra otro cuento,

…un “te quiero” como quiere el  mar a la oriLLa,

con un “sin miedo”…

que se contagie…, y que

que se vuelva viraL.

vivir se conjuga ensayando

Me caes bien…

así, sin más,

cada vez que te levantas por la mañana y tu cara de entusiasmo al verme amanecer me recuerda que se puede querer a rabiar.

Me caes bien,

así, sin menos,

porque haces que la palabra “fáciL” sea más fácil todavía,

y los enredos de mi pelo, se desenreden entre tus latidos del corazón.

Me caes bien,

sin argumentos, sin pretensiones, -como no puede ser de otra manera-,

sin forzar ni un ápice de sonrisa en mi cara.

Me caes bien,

por la mañana, por la noche, y hasta cuando Morfeo me secuestra para ausentarme del mundo de los despiertos.

Me caes bien,

desde el primer café del día…

porque me haces mejor,

porque querer significa decir muchas veces “lo siento” y que no pase nada,

porque conviertes la palabra debiLidad es una sucesión de letras…

que mimadas al son de besos de mariposa,

cambian su significado…

y

se LLenan de fortaLeza.

pareja desayunando bn

…entre paLabras anda el juego…

Febrero.

Invierno.

Vinos, mensajes, palabras, historias, recuerdos, sonrisas, noches, días, carcajadas, miradas, tiempo, viajes, risas, distancia, citas, lejos, cerca, música, besos, semanas, largo, corto,  cena, cine, sofá, bufanda, días, hola, adiós, fotos, sí, no, menos, más, cielo, tierra, mar, montaña, barco, frío, teléfono, ahora, pereza, voy, vengo, magia, perderse, encontrarse, soplar, pedir…

jugar…

jugar con la ternura como trinchera,

jugar a jugar que se está jugando,

jugar, como al que le persigue una travesura,

jugar a ser el papel principal del prota secundario,

jugar, jugar, jugar…

a escribir cartas al aire en las que pueda leerse:

“Querida vida… ¡ríndete tú!”

¡Buenos días! ¡martes!

hagamos aLgo ordinario… extraordinariamente bien;-)

niño con papel higiénico

-¿y tú? ¿qué piropo le dirías al color gris?-

-Ven, voy a sacarte los colores.

 

“No pidas permiso, las alas son tuyas, y el cielo…de nadie”.

Pablo Bendala.

…escaLera hacia el cieLo…

para poder hacer un retrato al soL mientras briLLa,

y a luna en plena cena romántica con sus estreLLas.

…escaLera hacia el cieLo…

que te permita olvidarte de poner los pies en el suelo por un ratito al día,

e inventar la manera de cazar una mariposa a golpe de margaritas.

…escaLera hacia el cieLo…

para recordar que entre los “no puedes” y los “no debes”, siempre se encuentran las razones para hacerlo,

que el día tiene veinticuatro horas en el tiempo pero que desde arriba ves el segundo que marca la diferencia y eso te hace sonreír irremediablemente.

…escaLera hacia el cieLo…

que nos sirva de brújula y que nos enseñe que el destino “contigo”,

-es el lugar perfecto-

…en que el que tomes la ruta que tomes…

cualquier camino llega a casa.

pintar un sol

“Para vivir, hace falta vivir… Creo que no deberíamos olvidarlo”.

Albert Espinosa.

 

…círcuLos prodigiosos…

en los que el eco de la risa se convierte en un día de suerte,

donde los “más” pesan más que los menos,

en los que se rueda hacia adelante,

-en un constante número pi* de sumas sin restas-

…círcuLos prodigiosos…

en los que se deja abierto el corazón por si alguien viene a dormir,

en los que el orden de los factores no altera el producto,

como cuando a la interrogación le entra la risa floja…y da igual lo que preguntes que siempre tiene la misma respuesta:

¿Se sonríe porque se está aLegre o se está aLegre porque se sonríe?

-Se sonríe-

sonrisas

*Pi (π) es una letra del alfabeto Griego y su significado proviene de la antigua Grecia, significaba perímetro o periferia. Actualmente y desde el siglo XVII ha pasado a ser un número fijo. El 3,1416. Pero no es cualquier número, es un número del tipo irracional, es decir, tiene infinitos decimales que no siguen ningún patrón.

 

 

…seres reconfortantes…

esos que nos miran y encienden nuestro botón del

“lado bueno de las cosas”,

de los que nos hacen brillar en una habitación a oscuras,

esos que son casa, puente, y río para bañarse,

los que se convierten en toalla cuando sales de la ducha cualquier noche de Enero… y calientan tus instintos a golpe de susurro,

…seres reconfortantes…

aquellos que son cielo, vuelo y libertad,

caldo del cocido en días de invierno,

esos que te besan las heridas…

y hacen el amor a cada una de tus cicatrices…

…seres reconfortantes…

sobre los que hay inventarse palabras para describirlos,

aquellos que sin estar delante, ni detrás…

están siempre…

a tu Lado.

Paul Newman

“Me gustaría ser recordado como un hombre que intentó ser parte de su tiempo, que trató de ayudar a las personas a comunicarse entre sí, trató de encontrar algo de decencia en su propia vida, trató de crecer como ser humano . Alguien que no fue complaciente, que no escurrió el bulto “. Paul Newman.

 

…que te den aLas…

y que decidas no usarlas,

que seas libre para elegir, y te quedes en tierra,

que uno más uno no sean dos, sino tres,

-lo que tú eres, lo que el otro es, lo que se construya juntos-,

…que te den aLas…

y que planee la creatividad en el azúcar del café,

que el orguLLo* sea de satisfacción y no de soberbia,

que el entendimiento vaya más allá de las palabras.

…que te den aLas…

y que aparezca un ser humano en tu pLaneta,

que haga de volver a casa cada noche…

la aventura más fascinante jamás contada.

que te den alas

-¿que hay entre poder y querer?
-Mucho esfuerzo de diferencia.
*

El orgullo es un sustantivo masculino con origen en el término catalán orgull, que a su vez viene del término francés orgueil, y es la característica de alguien que tiene un concepto exagerado de sí mismo pudiéndolo llevar a la soberbia, un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás.

Altivez, arrogancia, brío, pundonor, soberbia, vanidad y dignidad son algunos sinónimos de orgullo.

La palabra orgullo puede tener una connotación positiva o negativa en función del contexto y del sentimiento que representa. Es un término despectivo cuando se refiere a un sentimiento excesivo de satisfacción que una persona tiene de sí mismo, de acuerdo con sus características, cualidades y acciones. Una persona orgullosa muestra soberbia, altivez, vanidad, arrogancia, e incluso puede mostrar un desprecio hacia otras personas. En este caso, el antónimo del orgullo es la humildad.

Las manifestaciones del orgullo son típicas como la rebeldía, el autoritarismo, la envidia, la crítica, el malhumor, el enfado, la arrogancia, etc.

Cuando el orgullo se refiere a la dignidad de una persona, o a la estima apropiada de sí mismo, o al sentimiento positivo hacia otra persona, el orgullo es un sentimiento positivo.

Cuando alguien experimenta algún tipo de fracaso o es humillado, es normal decir que el orgullo de esta persona está herido.

El orgullo también puede entenderse como la autoafirmación y reivindicación de lo que uno es y del grupo o colectivo al que se pertenece. En este sentido, se puede hablar de orgullo nacional, orgullo racial orgullo LGBT (de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

En el arte, entre las varias representaciones artísticas con que se ha identificado el orgullo se encuentran el león, el caballo, el pavo real, el murciélago, el color violeta y el espejo.