…jugar a “vida”…

…y que te den las paLmas.

47684643_301286093913753_9031922576850419712_n.jpg

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©

“Mi percepción, a medida que envejezco, es que NO HAY AÑOS MALOS. Hay años de fuertes aprendizajes y otros que son como un recreo, pero malos no son. Creo firmemente que la forma en que se debería evaluar un año tendría más que ver con cuánto fuimos capaces de amar, de perdonar, de reír, de aprender cosas nuevas, de haber desafiado nuestros egos y nuestros apegos. Por eso, no debiéramos tenerle miedo al sufrimiento ni al tan temido fracaso, porque ambos son sólo instancias de aprendizaje.

Nos cuesta mucho entender que la vida y el cómo vivirla dependen de nosotros; el cómo enganchamos con las cosas que no queremos, depende sólo del cultivo de la voluntad. Si no me gusta la vida que tengo, deberé desarrollar las estrategias para cambiarla, pero está en mi voluntad el poder hacerlo. ”

Mamerto Menapace.

 

 

Anuncios

…eL hueco deL corazón…

…es La cerradura…

…en La que encaja La LLave de tu puerta.

47425750_10218311347240663_3470545518919155712_o(1)

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©

“El cielo existe.
Podemos verlo en ciertos ojos o sentirlo al besar labios amados,
Podemos escucharlo algunas veces en silencio,
Y olerlo en destellos de recuerdos o tocarlo con las manos.
El cielo, a veces, lo imaginamos
O soñamos con él,
A veces el cielo son unas gafas con las que vemos el mundo de color cielo,
Y siempre parece qué lo entienden mejor los niños.
Quizá en la sombra dudemos, renegando de nuestras certezas, quizá, pero el cielo existe.
El cielo es verdad:
Tenemos el solar, los ladrillos, el diseño, el tiempo, el paisaje, las puertas y las ventanas…
El cielo hay qué construirlo aquí.”
Lo que el corazón me dijo. Magdalena Lasala.

…eL superpoder de sonreír…

…y su increíbLe manera de hacernos invencibLes.

superman

 

“A veces
por supuesto
usted sonríe
y no importa lo linda
o lo fea
lo vieja
o lo joven
lo mucho
o lo poco
que usted realmente
sea
sonríe
cual si fuese
una revelación
y su sonrisa anula
todas las anteriores
caducan al instante
sus rostros como máscaras
sus ojos duros
frágiles
como espejos en óvalo
su boca de morder
su mentón de capricho
sus pómulos fragantes
sus párpados
su miedo
sonríe
y usted nace
asume el mundo
mira
sin mirar
indefensa
desnuda
transparente
y a lo mejor
si la sonrisa viene
de muy
de muy adentro
usted puede llorar
sencillamente
sin desgarrarse
sin deseperarse
sin convocar la muerte
ni sentirse vacía
llorar
sólo llorar
entonces su sonrisa
si todavía existe
se vuelve un arco iris.”
(Mario Benedetti)

 

…encajar en Los miedos…

…como si encajaras en un hueco hecho a tu medida…
en Los zapatos de tu taLLa…
para que Las cosas sucedan…
y se sucedan…
en eL punto exacto…
donde Las eLes ecuentran su sitio.
44037208_10217861129945512_7193571892924514304_n
Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.  Vestuario: Teria Yabar. Copyright ©
“Y de repente…
todo sucede…
se sucede…
y te reconoces…
y te encuentras… y te encajas…
y empiezas a no echar de menos lo que antes echabas de más… y da igual si llueve, si nieva, o si tu plan no es el mismo que imaginaste…
porque lo que imaginaste ya es pasado y tú ya estás debajo de otro gorro, al lado de otra hoja, en tu nuevo banco preferido…
en el punto exacto donde las cosas que te encuentras están donde te hacen sonreír…
y paras el coche en seco cuando vuelves a casa…sólo porque has visto una nube que te gusta… y el árbol de ese parque te ha llamado a gritos desde sus ramas…
Y es que la vida, tiene una maravillosa forma de abrirse camino, de hacerte favores… de encontrar el momento…
y convierte el puzzle que antes te traía de cabeza…en lo que ahora comienza a ser una brújula que te cuida, que te enseña…que te ríe, que se ríe contigo y de tí…sólo para que te enteres de que cada momento de tu ahora mola, sólo porque tú lo has elegido.”
Ele de Lau.

…eL taLento es La bombiLLa…

eL cuerpo es La corriente…

y tu mente es eL enchufe…

…tienes La LLave de tus briLLos…

¡enciéndete!

joel robinson2

Fotografía: Joel Robinson.

“La pasión no es negociable. Pon a rodar tu talento. Es tuyo. Te pertenece como los ojos, la nariz o el pelo. No pidas permiso, no te justifiques ni trates de convencer a nadie. Si te gusta “jardinear”, llénate de tierra hasta la coronilla, al que le incomode, que se tape los ojos. Inscríbete en un curso de jardinería IV, cómprate el libro del “jardinero feliz” (con seguridad hay uno) y comienza a coquetearle a cuanta planta encuentres. Es más, haz el amor con ellas. Si te gusta la carpintería, no necesitas herramientas profesionales. Clavos, martillo y madera: por algo se empieza. Si te gusta la música, enciérrate a escucharla. Cómete el disco compacto y deja que el peroné, la tibia y la rótula se compaginen en algún compás alucinante. Si te gusta cantar, canta. En la ducha, en la calle, colgado de un autobús, en la misa, en las reuniones encopetadas, los domingos al amanecer, en la desventura y en la alegría. Cántale cara a cara a tu vecino insoportable o a tu mejor amante. Pero canta. Si no te mantienen en forma revolcando tus talentos desde adentro, se oxidarán. Haz las paces con la imaginación.”

Walter Riso.

 

…Los “a, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde,durante, en, entre, hacia, hasta, mediante, para, por, según, sin, sobre, tras” deL amor aL arte…

…son puentes con LLaves que abren puertas.

rolland andrás Flinta

Fotografía: Rolland András Flinta.

“Eres una puta
barbaridad.
Eres un juego de ruleta rusa sin trampas,
mi declaración de la dependencia,
tu ‘déjate de guapas de bar y vámonos’,
mi quiero ser contigo a pesar de todos los ‘sabemos que no llegaremos a viejos juntos’,
tu carta trucada de la baraja,
mi dime dónde puedo esconder la aguja para que no la encuentres.
tu falsa anarquía,
mi trozo de carne entre los dientes,
todos mis cuatro de Julio;
todos tus catorce de Febrero,
mi equis sin resolver,
tus sumas,
y mis restas.
Un tatuaje aun por hacer,
la página porno que nunca terminar de cargar,
el tres que hace la multitud,
la miel de los resfriados,
tu sol y,
por supuesto,
todas mis sombras.
Mi cigarro de antes del de después,
tus próximos tres corazones rotos,
la loba de los días que toca aullar,
el autobús que siempre me cierra la puerta en las narices,
mi ‘chica, esto es
justo
lo que parece’.
Mi vía de escape por amor al arte,
el conejo que ojalá estuviera en este sombrero,
la carrera que sé de sobra que no quiero terminar,
tus tormentas;
mi calma.
La película sin terminar de los domingos,
los siguientes diecinueve insomnios y sus quinientas pesadillas,
mi proyecto de poema póstumo,
tu segunda virginidad,
mi primera jubilación,
y todos los hijos que nunca tendremos.
Mi tú.
Tu yo.
Nosotros.
Una puta barbaridad.
Y no sé
siquiera
si queda espacio
para que escribamos un poco más.”
Síntoma DJ. Amigos entre poesía.

 

…sube una estreLLa a tu cieLo…

…para iLuminarLo…

…para iLuminarte…

…aunque te LLamen Loco…

…no hay camisa de fuerza para eL que quiere soñar.

46844859_10218209117164975_2213652863349948416_o

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©

“Hay caricias que duran incluso después del roce. Hay, a veces, personas a la que la distancia no puede separar. Y escalofríos provocados por el calor de un abrazo. Aún hay sonrisas de esas que parecen cualquier otro amanecer. Algunas noches tengo la sensación de que el camino corto también puede ser el correcto. Que, por una vez, la felicidad no depende de llegar a ningún sitio, sino de disfrutar del lugar en el que estamos. Solo hay que cerrar los ojos, cerrarlos con fuerza y acordarse de lo bonito. De la brevedad, del detalle, del momento. No se puede vivir como aquel que no recordó darse una oportunidad para ser feliz. Y agarrarse a la esperanza. Agarrarse con fuerza a las ilusiones. Y seguir. Seguir, parar, tomar aire. Respirar. Mojarnos bajo la lluvia. Y nunca, nunca, creer que las cosas que se derrumban no pueden levantarse de nuevo. Nunca creer que lo triste durará más que nuestras fuerzas. Quizá el problema sea que miramos el cielo por la noche y nos parece que ya no hay demasiadas estrellas. Que algo se apagó hace tiempo y que nada luce igual. Pero no lo olvidéis. No olvidéis hacer brillar vuestros ojos. Que nadie nos quite, nunca, el derecho de iluminar un poquito el mundo”.

(Sergio Carrión)