…y entonces apareció éL…

para empezar la peli desde el principio,

desaprender lo aprendido y colocarlo por fin en el sitio correcto,

para volver ir al cine por primera vez en el sofá de tu casa,

y reír de la mano de la rutina mientras preparas café a las seis de la mañana.

… y entonces apareció eLLa…

para cuadricular sus círculos,

y ser cabezota a besos,

para aliñar su calmita con pequeñas dosis de prisa,

para encontrar el punto medio de los cuentos felices.

…y entonces aparecieron eLLos...

y encajó la pieza de sus puzzles…

…en la letra exacta donde coinciden sus nombres…

para que pudieran jugar por siempre jamás a las palabras encandenas.

L—- & —–L

Fotografía: Donde las eles encuentran su nombre. Amor capicúa. Enero 2020. Laura y DanieL, Febrero 2020.

Largo y tendido…

porque cabes en todo lo que me queda por hacer,

porque el amor no hace temblar y sí vibrar… y no… no es lo mismo, 

porque me das clases magistrales de calma en cada siesta,

porque elegiste estar a mi lado cuando no era lo fácil y eso es de valientes.

Largo y tendido…

como todo el tiempo que me queda por besarte,

como cada lágrima que se come tu risa,

como el trocito de mar que me traes cada vez que vuelves a casa,

como el amor cuando se demuestra.

Largo y tendido…

por cada partida de trivial que no ganamos pero de la que aprendemos,

por el verbo “ser, estar y quedarse” conjugado a la vez,

por tus rizos, por los míos, y por esa increíble obra de arte que formamos cada vez que suspiramos,

por eso,

por lo otro,

y  por lo de #más aLLá.

RefLeja…

¡te!

en cuaLquier espejo que te devuelva tu mejor versión,

en esos ojos que te recuerdan cada día lo guap@ que eres, aunque ese día no lo estés,

en esas canciones que te pones para sonreír,

en los miedos a los que ya no tienes miedo,

en las flores que salen esta primavera contra viento y marea,

en esas conversaciones que relees y que siempre te abrazan,

en la amabilidad que te devuelven los columpios en cada balanceo,

¡RefLéjate!

en todo lo bonito que puedes llegar a ser,

en esa fe que se fue a mover una montaña,

en el dolor del que llora, para así poder acurrucarlo,

¡RefLéjate!

en el “te quiero” más maravilloso jamás contado,

en ese amor de rutina que te acompaña por la mañana en cada desayuno,

en ese ser que siempre está ahí a pesar de tus sombras.

¡RefLéjate!

porque así podrás refLejarLe a tu pronombre personal “ti” favorito…

la Luz que te dedica.

alivio

…como eL agua y el aceite*…

 

cuando forman equipo,
que no quieren cambiar su forma pero encajan en sus huecos,
cuando no necesitan fundirse, quieren complementarse,
a la vez, suspendidos en sus instintos,
con polaridades opuestas pero afinidad suficiente para respetar sus tiempos,

…como el agua y el aceite…

cuando en su abrazo caben todas las distancias,
y sus moléculas imperfectas forman la perfección absoLuta,
que sólo encuentran el son de la canción…

cuando bailan…

en su idéntica transparencia.

agua-y-aceite-dorado.jpg

“No hay dificultad que no pueda ser conquistada con suficiente amor.
Ni enfermedad que no se pueda curar con suficiente amor.
No hay puerta que no se abra con suficiente amor.
Ni abismo que suficiente amor no pueda cruzar.
No hay muro que suficiente amor no pueda derribar.
Ni pecado que suficiente amor no pueda redimir.
No importa cuán profundo sea el problema,
ni cuán desesperada la perspectiva,
cuán confuso sea el enredo,
o cuán grande el error cometido,
con suficiente amor, todo se disolverá.
Si sólo pudieras amar lo suficiente,
serías el ser más feliz de la tierra.”
Emmet Fox.

*

¿Por qué el aceite no se mezcla con el agua?

Imposible. No lo intente más. Desista. Por más que agita la botella con aceite y agua, la mezcla no se vuelve homogénea. El agua y el aceite no se pueden disolver el uno en el otro. ¿Por qué?

La molécula de agua (H2O) se comporta como un imán. Tiene un polo positivo y otro negativo. El aceite, por su parte, se comporta de una forma completamente opuesta. Es un compuesto neutro. No tiene polaridad. Es decir, no se comporta como un imán. Por eso, no siente ni atracción ni repulsión por las moléculas de agua. El efecto es el mismo que si acercas un imán a un trozo de madera, por ejemplo.

Así, solo serán solubles en agua aquellas sustancias que se comporten como un imán. Algunos ejemplos de sustancias caseras de este tipo son el alcohol o el amoniaco.

Lo que se disuelve en agua nunca se disuelve en aceite y lo que se disuelve en aceite nunca se disuelve en agua.

El porqué de la ciencia. RTVE.

…el priviLegio del amor…

está en eLegirse todos los días,

en volver a empezar a querer cada mañana,

en que el resto de tu vida combine con el resto de la suya,

en compartir la colección de sueños,

en que la distancia hasta la luna sea siempre de ida y de vuelta,

está en que decir “lo siento” se apellide “no pasa nada”,

está en que el paraíso esté geográficamente situado entre el cepiLLo de dientes…

y el desayuno de cada mañana.

Ilustraciones: Curtis Wiklund.

“A veces las palabras no bastan.
Y entonces sirven los colores.
Y las formas.
Y las notas.
Y las emociones.”
Alessandro Baricco