Te deseo un ser humano:

 

  • que sea música, no ruido.
  • que de vez en cuando te baje del mundo y te suba a un coLumpio.
  • que te agarre la mano y no te la suelte.
  • que se automedique con helado de chocolate.
  • que no rompa el mundo, lo arregle.
  • que esté enamorado de las amapolas, y las decLare su amor mientras estornuda desconsoLadamente.
  • que recuerde tristezas, muerto de risa.
  • que te diga cada mañana “a veces no, a besos sí”.

cropped-33097378_10216656160382026_3309063123775782912_o1.jpg

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©.

“¿Cómo prefieres el amor? 

-Correspondido y con mucho helado de chocolate.”

…¿y si inventamos* un árboL…

…que de coLumpios?.

123534b3d5f442b3c238c73b685a1255

Fotografía: google.

*

Hipócrates, el padre de la Medicina, tenía una receta infalible para que las jóvenes griegas conservaran la figura: columpiarse. Pero además del uso lúdico, el columpio sobre todo ha tenido un sentido religioso.

En Grecia estaba vinculado a ciertos ritos dionisíacos, y de hecho, se atribuye su invención al Baco griego. En el cuadro “El descenso a los infiernos” aparece la heroína Fedra columpiándose, hecho que algunos relacionan con el mito del sube y baja, que representa el impulso que tiene el hombre hacia lo divino.

¿En las culturas agrícolas del Este de Europa (Letonia, Rusia…) era sobre todo un elemento mágico. Las jóvenes cantaban canciones sentadas en el balancín creyendo que tenía el mismo efecto que las plegarias a los dioses en la protección de las cosechas.