Haz un cuento con tu mirada…

que tus ojos brillen hasta deslumbrar finales,

que si has de llorar sea en coLores,

que tu vida sea tan sencilla como extraordinaria,

que en el mundo en el que te inventes haya más gente cuidando lo que quiere,

que en tu mesita de noche se encienda la luz en una cajita música con el mar adentro,

que te amen siempre con ganas de quedarse,

que pinten tu vida con tu lápiz preferido,

que te ataquen con sonrisas y que te puedas rendir con carcajadas,

que lo más bonito que te digan al despertar… sea un

“creo en ti”

y en todos tus érase una vez.

Mami, ¿que es la paz?

-Algo así como pactar con lo que no, y sonreír a lo que sí.

Busca la manera…

de ser de mayor lo que fuiste de pequeño,

de iLusionarte con cada sorbo de café de las mañanas,

de leer entre líneas cuando las frases parecen no decir nada,

de expresar con palabras lo que no tiene letras,

de que el amor sea autosuficiente,

de pasarlo bien contigo.

Busca la manera…

de encontrar la felicidad dentro, no al lado de nadie,

de estar,

-a veces tus seres favoritos sólo necesitan eso-

de soltar el ancla que te une al pasado,

de perder el barco que te lleve al futuro.

Busca la manera…

de vivir…

AHORA

Elije destino…

que yo pongo las aLas,

aLas de todos los pájaros de mi cabeza,

aLas de cada mariposa que revolotea por mi tripa,

aLas para volar de nuevo cada vez que te caigas,

aLas que sequen tus lágrimas cuando estés triste,

aLas que no te pregunten ¿quieres? sino que te digan ¡toma!,

aLas que te aleteen canciones que te hagan sonreír,

aLas pintadas de tu color favorito,

aLas en mis pestañas para besar tus miedos,

aLas que no se caigan en las malas,

aLas que no pierdan la fe, que sólo se vayan a mover una montaña,

aLas…

que te hagan recorrer paisajes enteros…

en los que el eco te devuelva vida.

Fotografía: Maurizio Raffa.

…aL son del aire…

dejándote llevar,

como cuando quieres y puedes,

en el punto exacto donde el cielo te susurra a gritos “¡vive!” en el oído,

a golpe de música de viento,

escuchando acordes de soL a cada uno de tus pasos,

construyendo castillos en el aire donde sólo había “ójalas”,

convirtiéndote en una fiesta para todos mis sentidos,

…aL son del aire…

dejándote llevar…

-al sitio de mi recreo-

al lugar preciso en el que la suerte decidió habernos coincidido.

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. San Pedro de las Dueñas. León. 29 de Agosto de 2020.  Copyright ©.

Date una tregua…

de esas que ponen en cuarentena tu diálogo interno,

de las de “existo y luego pienso”,

de aquellas que ven con amor al otro y que eso no cambie al otro, sino que te cambie a ti,

de esas en las que se diga lo que se diga y se escriba escriba lo que escriba, sea el comportamiento el único que tenga la última palabra.

Date una tregua…

en la que quedarte a dormir una siesta en las que viajes al país de las maravillas,

en los que haya azules que inviten al mar,

en la que seas el protagonista de la calma,

Date una tregua…

para que las ballenas hagan kilómetros y kilómetros para mirarte mientras las observas,

para que esta vez sea la Luna…

la que pida vistas a tu balcón.

La distancia de seguridad del amor…

que pone metros donde debería haber abrazos,

que te mantiene a salvo de virus invisibles que juegan a la ruleta rusa,

que establecen el orden de los sentimientos en tiempos de cosas,

que dan perspectiva al dibujo del día,

que no tropiezan con la misma piedra,

que ven tu sonrisa de lejos y te piden como deseo,

que desde que aprendieron a decir no…consiguieron más síes

que necesita que entiendas de gigantes cuando sólo ves molinos de viento,

que ponen a prueba todo aquello…

que antes se medía en centímetros.

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. San Pedro de las Dueñas. León. 29 de Agosto de 2020.  Copyright ©.

Desaprendiendo, desenseñando…

con el equilibrio justo para no dejar que nadie te quiera menos de lo que te quieres tú,

con la elegancia suficiente para no dejarte llevar por las modas de los “ahora”,

con la imperfección por bandera,

desechando la palabra “sin” del diccionario, como principio de frase,

cuidando tu diálogo interno,

porque la verdadera dificultad es superar lo que piensas de ti,

que el mejor halago que te pueden hacer consiste en alabar tus defectos, que es lo que te hace diferente al resto,

porque el verdadero milagro de la vida está en vivirla

taL

y

como eres.

El sonido de los siLencios…

y sus inconfundibles gritos del alma,

esa insoportable levedad del ser cuando dice más cuando calla… que cuando habla,

el descanso del guerrero de las palabras,

la melodía de lo que no se dice pero se piensa,

la décima sinfonía de Beethoven*,

ese carácter mudo de la ausencia de sonido,

el séptimo sentido de las letras dictadas,

un “shhhhh” elevado a la máxima potencia,

el “sinfín” de un fonema* con síndrome postvacacional,

el sonido de los siLencios…

cuando no se caLLan.

*Las Sinfonías de Beethoven.

El compositor alemán Ludwig van Beethoven compuso nueve sinfonías a lo largo de su trayectoria musical. Entre ellas destacan la Tercera Sinfonía , también llamada en castellano Heroica, en mi mayor, la Quinta Sinfonía, en do menor y la Noventa sinfonía, en re menor (cuyo cuarto movimiento está basado en la Oda a la Alegría, escrita por Frieddrich von Schiller en 1785) .

Compuso su Primera Sinfonía entre 1799 y 1800, cuando tenía 30 años de edad, y continuó componiendo sinfonías hasta su muerte.

Existe controversia sobre la existencia de una Décima sinfonía, en la que estaría trabajando Beethoven cuando falleció, y que nunca se llegó a poder escuchar.

*Fonema: nombre masculino. Unidad fonológica mínima que resulta de la abstracción o descripción teórica de los sonidos de la lengua.

Amores de fotomatón*…

de esos, de aquí te pilló y aquí te mato,

de los que lo importante es la velocidad de obturación, no el alma del megapíxel,

de esos que aparentan ser lo que no se es y viceversa,

de esos que acaban en pandemia de likes vacíos de sentimientos,

de esos de “sí”, “no”, “ni todo lo contrario”,

de los automáticos, de los de usar y tirar,

de los que se cansan de todo en particular y de nada en general,

Amores de fotomatón…

de los de pegamento de barra,

de aquellos con los que no te confinarías,

de los que te identifican tal y como no eres,

de los que se sientan a comer acompañados a una cena romántica… en soledad absoluta.

*Un fotomatón es una cabina automática para obtener fotografías de forma instantánea. Generalmente se sitúan en calles o zonas públicas y se activan al introducir monedas. Tradicionalmente los fotomatones disponían de un asiento regulable diseñado para que la persona o personas que fuesen a ser fotografiadas se dispusiesen frente a la cámara. Al insertar las monedas o al activar el proceso, la máquina tomará una serie de fotografías (o una única fotografía de la que se imprimen múltiples copias). En ocasiones, antes de cada fotografía, el fotomatón producirá una señal, como una luz o un pitido, para avisar al fotografiado de que se prepare para la captura. Después de que la última fotografía de la serie (normalmente entre 3 y 8) haya sido tomada, el fotomatón empieza a desarrollar la película fotográfica, tardando varios minutos, en los antiguos fotomatones analógicos, ahora con la tecnología digital en mucho menos tiempo. Las dimensiones y formatos de estas impresiones varían según la configuración de la máquina o la elección del usuario.

¡Déjate ser!

…así, diciendo, queriendo, haciendo lo que sientes, el resto es cotillón,

…así, sin desaprovechar la vida, porque en ocasiones debemos pensar que tenemos otra…y no ¡no la tenemos!,

…así, sin querer entender… ¡con sentir basta!,

…así, sin que el hartazgo te harte de emocionarte,

…así, volando, pero también haciendo nido… porque de eso se trata,

…así, dulcificando al león que llevamos dentro a base de besos,

…así, con los deseos haciendo cola delante de la puerta de casa esperando a ser concedidos,

…así, sin pena ni gloria, pero con mucha paz,

…así, con un “había una vez” entre los dientes…y que con esa sea suficiente,

…así, a pLeno puLmón, a corazón compLeto, ¡a grito peLao!,

…así, con la sensación como brújula,

…así, con todas las veces que nos dijeron que no íbamos a poder…

y…

¡pudimos!

-Vida, dime un truco infalible para conocer a la gente.

-Para conocer a la gente, hay que darle sus quince minutos de fama y ver cómo los usa.