…eL viernes y sus ganas…

para tener ganas…

ese día en el que si cierras los ojos…se te cuela la imaginación desbordada,

y las musas se visten de colores calle,

y tú sonríes en dolby Surround,

…viernes…

esas veinticuatro horas en las que las corazonadas…trabajan más que las mil certezas,

y el mundo te mira como si te fuera a invitar a salir,

y te invita…

y hasta las farolas te rinden pleitesía cuando pasas a su lado,

viernes, día igual a otro, sí…

…pero viernes,

con ganas de ganas de montar a un ancla en globo…

de esos en los que hasta los mejillones suspiran a cada esquina por besar a aquel caballito de mar que ríe a carcajadas…

para poderle susurrar al oído que…

 están convencidos de que los peces vueLan.

subido a globo

Fotografía: Joel Robinson.

 

¿Y tú? ¿cómo sabes que le gustas?

-Siempre sonríe al verme llegar.

¡¡¡Grita conmigo!!!

¡Dame un “V”!
¡Dame un “I”!
¡Dame un “E”!
¡Dame un “R”!
¡Dame un “N”!
¡Dame un “E”!
¡Dame un “S”!

y cuando me las des…
afina tus cuerdas vocaLes… y tararea conmigo:
“¡ahora es hoy!,

¡hoy es viernes!”


-parece que no… pero ayuda mucho;-)-


¡go!,

¡come on!,

¡vaaaaamos!

que el fin de semana está sin estrenar.

madre e hija rulos puestos