La fortaLeza…

del que se deja ganar,

del que te quiere en la guerra… y te acompaña en la paz,

del que te sonríe entre beso y beso,

del que se queda contra viento y marea,

del que conjuga a la vez los dos verbos que pueden con todo: “querer estar”.

La valentía…

del que no esconde la sensibiLidad…

del que te envueLve tu fragilidad en papel de regalo…

y la acaricia para que la hagas briLLar con fuerza.

fragilidad

“Hay caricias que duran incluso después del roce. Hay, a veces, personas a la que la distancia no puede separar. Y escalofríos provocados por el calor de un abrazo. Aún hay sonrisas de esas que parecen cualquier otro amanecer. Algunas noches tengo la sensación de que el camino corto también puede ser el correcto. Que, por una vez, la felicidad no depende de llegar a ningún sitio, sino de disfrutar del lugar en el que estamos. Solo hay que cerrar los ojos, cerrarlos con fuerza y acordarse de lo bonito. De la brevedad, del detalle, del momento. No se puede vivir como aquel que no recordó darse una oportunidad para ser feliz. Y agarrarse a la esperanza. Agarrarse con fuerza a las ilusiones. Y seguir. Seguir, parar, tomar aire. Respirar. Mojarnos bajo la lluvia. Y nunca, nunca, creer que las cosas que se derrumban no pueden levantarse de nuevo. Nunca creer que lo triste durará más que nuestras fuerzas. Quizá el problema sea que miramos el cielo por la noche y nos parece que ya no hay demasiadas estrellas. Que algo se apagó hace tiempo y que nada luce igual. Pero no lo olvidéis. No olvidéis hacer brillar vuestros ojos. Que nadie nos quite, nunca, el derecho de iluminar un poquito el mundo”.

Sergio Carrión.

La vaLentía… y sus sonrisas en Los ojos…

aún cuando se está en guerra.

“Paz” -ahí es-

16712036_1213373912110423_7223700698526344755_n

Le dijo el corazón al alma:

C-“Esto ya no es como antes”.

A-“Ni yo tampoco”.

“La fórmula del cuento feliz solo se inventó para las personas que no pueden razonar las variables de la ecuación”

https://jarabedeluciernaga.wordpress.com/2019/01/24/la-nina-que-escribia-cartas-que-nunca-enviaba/