Con la sonrisa pintada…

con el briLLo en los ojos suficiente como para deslumbrar al día,
con la compañía adecuada, para que la vida no asuste tanto,
con el verbo “iLusionar” -se- conjugado en un yo,
con el “tigo” dibujado entre los pelos alborotados de un “buenos días”,
con una guerra de almohadas que acabe en paz,
con un “en cualquier parte”,  “a cualquier hora”, “de cualquier forma” tatuado en la piel,
con los secretos contados a roces,
con los vaivenes de su mecedora durmiendo mis pesadillas,
con un “siempre nos quedará París”, “y Madrid”, “y la china”, “y el planeta”…,
con “de la manera más tonta”, como empieza todo lo auténtico,
con un con sin “sin”,
con un orden de prioridades…
en el que vayas ganando.

niña con mostacho