La tuerca que me falta…

el tornillo que tengo de más,

las vueltas a la cama que da mi imaginación,

mi sueño cuando se queda despierto,

la caja de madera que pide a gritos no contener nada para poder estar llena,

esa persona a la que eliges para volver a pasar la cuarentena, una y otra vez, en bucle, en progresión aritmética…

a pesar de las rutinas, a pesar del roce que hace el roce.

La tuerca que me falta…

y esa manera que tienen mis seres queridos de mimar esa ausencia,

de amortiguar mis maneras,

de quererme siempre en lugar de “a veces”,

de desenredar mis nudos,

de ponerme fácil lo difícil,

de besar mis engranajes…

y conseguir por fin,

que en mi casa no se vuelva a conjugar el verbo “faltar” o “pedir”, si no es para referirse a la saL.

Me falta una tuerca

…con el poder de una mueca*…

 

se conquista el mundo de los silencios,
se dice sin decir lo que las palabras no quieren deletrear,
y se acompasa los latidos del corazón al son de gestos mudos que gritan.

…al poder de una mueca…

le concedemos la posibilidad de dibujar expresiones a golpe de instintos,
a los oídos el descanso del guerrero,
y a los ojos la oportunidad de brillar hasta incendiar pLanetas.

…del poder de una mueca…

extraemos la solución al conflicto de la torre de babeL,
otorgamos el poder a lo que se siente y no a lo que se explica,
y dejamos al tacto el hueco perfecto para encontrar su sitio.

…con la fuerza de una mueca…

encontramos la manera de mordernos los labios,
de burlarnos del ruido a golpe de boca,
y de hacer creer al ser humano…
que en realidad existen…

los cuentos de aLas.

-en los que se hacen travesuras-

morderse el labio

*Mueca: Nombre femenino. Gesto del rostro, en el que interviene la boca, que expresa un estado de ánimo.

…seres reconfortantes…

esos que nos miran y encienden nuestro botón del

“lado bueno de las cosas”,

de los que nos hacen brillar en una habitación a oscuras,

esos que son casa, puente, y río para bañarse,

los que se convierten en toalla cuando sales de la ducha cualquier noche de Enero… y calientan tus instintos a golpe de susurro,

…seres reconfortantes…

aquellos que son cielo, vuelo y libertad,

caldo del cocido en días de invierno,

esos que te besan las heridas…

y hacen el amor a cada una de tus cicatrices…

…seres reconfortantes…

sobre los que hay inventarse palabras para describirlos,

aquellos que sin estar delante, ni detrás…

están siempre…

a tu Lado.

Paul Newman

“Me gustaría ser recordado como un hombre que intentó ser parte de su tiempo, que trató de ayudar a las personas a comunicarse entre sí, trató de encontrar algo de decencia en su propia vida, trató de crecer como ser humano . Alguien que no fue complaciente, que no escurrió el bulto “. Paul Newman.

 

…que te den aLas…

y que decidas no usarlas,

que seas libre para elegir, y te quedes en tierra,

que uno más uno no sean dos, sino tres,

-lo que tú eres, lo que el otro es, lo que se construya juntos-,

…que te den aLas…

y que planee la creatividad en el azúcar del café,

que el orguLLo* sea de satisfacción y no de soberbia,

que el entendimiento vaya más allá de las palabras.

…que te den aLas…

y que aparezca un ser humano en tu pLaneta,

que haga de volver a casa cada noche…

la aventura más fascinante jamás contada.

que te den alas

-¿que hay entre poder y querer?
-Mucho esfuerzo de diferencia.
*

El orgullo es un sustantivo masculino con origen en el término catalán orgull, que a su vez viene del término francés orgueil, y es la característica de alguien que tiene un concepto exagerado de sí mismo pudiéndolo llevar a la soberbia, un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás.

Altivez, arrogancia, brío, pundonor, soberbia, vanidad y dignidad son algunos sinónimos de orgullo.

La palabra orgullo puede tener una connotación positiva o negativa en función del contexto y del sentimiento que representa. Es un término despectivo cuando se refiere a un sentimiento excesivo de satisfacción que una persona tiene de sí mismo, de acuerdo con sus características, cualidades y acciones. Una persona orgullosa muestra soberbia, altivez, vanidad, arrogancia, e incluso puede mostrar un desprecio hacia otras personas. En este caso, el antónimo del orgullo es la humildad.

Las manifestaciones del orgullo son típicas como la rebeldía, el autoritarismo, la envidia, la crítica, el malhumor, el enfado, la arrogancia, etc.

Cuando el orgullo se refiere a la dignidad de una persona, o a la estima apropiada de sí mismo, o al sentimiento positivo hacia otra persona, el orgullo es un sentimiento positivo.

Cuando alguien experimenta algún tipo de fracaso o es humillado, es normal decir que el orgullo de esta persona está herido.

El orgullo también puede entenderse como la autoafirmación y reivindicación de lo que uno es y del grupo o colectivo al que se pertenece. En este sentido, se puede hablar de orgullo nacional, orgullo racial orgullo LGBT (de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

En el arte, entre las varias representaciones artísticas con que se ha identificado el orgullo se encuentran el león, el caballo, el pavo real, el murciélago, el color violeta y el espejo.

Los ojos…y sus miL historias que contar…

su catálogo de maraviLLas acumuladas,
toda la arena se les escapó de las manos pero que gravaron en su retina,
ese “estoy aquí” tatuado en cada brazo cada vez que alguien te quiso con el aLma y te dijiste “ahí es”, “ahí somos”,
ese cero a la izquierda, que no cuenta pero sí se ve y nos dice tanto…,
tú y tus luces, a veces tenues y otras fluorescentes, a veces intermitentes y otras incesantes,
esa fascinante manera que tienen de briLLar,
de cuando no los apetece hablar, no hablar,
de cuando han de permanecer en silencio, permanecer en silencio,
de cuando hay callar, callar…
pero de siempre, en todo momento, en cualquier lugar…
esa exclusiva forma que tienen de escuchar
y hacernos de libro de vida.
manos con corazones

 

 

“Le preguntó el tacto a la vista ¿qué música te gusta?, y entonces… puso el oído en su pecho.”

…¡saLtos de amor!

millones de diminutas maraviLLas dibujando atardeceres en el aire…

genética aplicada al grito de “a la de una, a la de dos, a la de tres… ¡ya!”,

quererse ocupando lugar,

“todos a una”

la alegría cuando está de vacaciones,

la palabra “juntos” en su empeño de recorrer kilómetros,

el amor paralizado,

-ólo por un instante-

-sólo por un mili segundo-

para conseguir meter puñados de instantes de felicidad en una foto.

Todos en la playa

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Atardecer del 31 de Agosto de 2019. Juntos. Albufeira. Portugal.  Copyright ©.

 

…eLige la canción…

en la que os encontréis en siLencio,

en la que en el interior de su paz se esté preparando un guateque,

…elige una canción…,

que le puedas susurrar al oído,

una canción que le erice la piel,

y en la que tú puedas ser la pLuma,

que amplifique sus notas musicales.

 

shhhhh

 

“Pasé mi vida mirando al interior de los ojos de la gente, es el único lugar del cuerpo donde tal vez exista un alma.”

José Saramago

…días en los que vueLves a pintar…

…a dibujar iLusiones,
…y estás en el sitio que quieres estar,
…y te miras… y te ves,
…y sabes con certeza que no hay marcha atrás,
…que sólo hay sumas,
…días en los que la vida afina con el pincel…
saca punta a tus lápices…
y aunque a veces te faltan las palabras…
siempre encuentras un blanco y negro con todos los coLores del arcoíris…
que te recuerda que en esta ronda…

“te pides vida”.

ojo-de-miguel-e1561440505133.jpg

Fotografía y dibujo: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©.

-¿por qué pintaste sus ojos?

-porque ese día, a aquella hora, en aquel instante, en esa milésima de centésima de segundo, era el único sitio en el que quería verme reflejada.