El universo de lo simpLe…

en el que agitar lo que tenemos dentro de la cabeza y del corazón… y jugar con ellos un parchís,

en el que vestirnos con nuestros pijamas de lunes como si fuera domingo,

en el que festejar un jueves a la manera de un sábado,

en el que ponerse las mejores zapatillas… para correr maratones de paciencia,

…universos de lo senciLLo…

en los que regalarnos tiempo para viajar con la imaginación,

en los que divertir el ánimo a base de cosquillas,

en los que hacer pan con  200 gr de harina, 150 ml de agua y millones de dosis de cariño,

en los que no tenemos que volver al hogar porque no nos hemos ido,

en los que pintar soles y ponerlos a girar,

y en los que con toda seguridad…

-como decía Becquer-

“Volverán las oscuras golondrinas…”

del mismo modo que regresarán los días de  besos y abrazos.

el universo de lo sencillo

 

Volverán las oscuras golondrinas, de Gustavo Adolfo Bécquer

Volverán las oscuras golondrinas
en tu balcón sus nidos a colgar,
y otra vez con el ala a sus cristales
jugando llamarán.

Pero aquellas que el  vuelo refrenaban
tu hermosura y mi dicha a contemplar,
aquellas que aprendieron nuestros nombres…
¡esas… no volverán!

Volverán las tupidas madreselvas
de tu jardín las tapias a escalar,
y otra vez a la tarde aún más hermosas
sus flores se abrirán.

Pero aquellas, cuajadas de rocío
cuyas gotas mirábamos temblar
y caer como lágrimas del día…
¡esas… no volverán!

Volverán del amor en tus oídos
las palabras ardientes a sonar;
tu corazón de su profundo sueño
tal vez despertará.

Pero mudo y absorto y de rodillas
como se adora a Dios ante su altar,
como yo te he querido…; desengáñate,
¡así… no te querrán!

 

L@s héroes del super…

esos que se han convertido en la comida diaria,

en la única razón para salir a la calle,

en el sosiego entre tanta histeria,

que te tratan como siempre en momentos como nunca…

cajeras, reponedores, pescaderos, carniceros, reyes y reinas de sus puestos de trabajo,

que hacen de nuestras rutinas una fiesta,

que convierten los panes en peces, y los peces en frutas.

Héroes del super…

esos que le ponen ganas,

porque sin ganas no hay destino,

y sin cuidarnos… tampoco.

reina del super

*

¿Super se escribe junto o separado de aquello que acompaña? ¿Es super o súper? ¿Puede ponerse con guión (super-)? Super es uno de esos prefijos que nos hace dudar… Te solucionamos tus preguntas revisando el diccionario de la RAE. Sólo tienes que diferenciar entre el super- que funciona como prefijo y súper adjetivo.

super-.

1. Elemento compositivo prefijo que denota “lugar situado por encima”: superciliar, superponer; “superioridad o excelencia”: superpotencia, superhombre; o “exceso”: superpoblación, superproducción. En el español coloquial actual se usa con mucha frecuencia para añadir valor superlativo a los adjetivos o adverbios a los que se une: superútil, superreservado, superbién (aquí -bién lleva acento/tilde).

2. Como el resto de los elementos compositivos prefijos, super- es átono y debe escribirse sin tilde y unido sin guión a la palabra baseNo se considera correcta su escritura como elemento autónomo: Se portan súper bien. No debe confundirse con el adjetivo y el sustantivo súper, que sí son palabras independientes.

 

súper.

1. Adjetivo invariable, creado a partir del elemento compositivo “super-“, que significa, dicho de gasolina, “de octanaje superior al considerado normal”: nafta súper, gasolina súper. Se usa frecuentemente como sustantivo femenino: La súper cuesta ya 76 pesetas. También se emplea, en la lengua coloquial, con el sentido de “superior o magnífico”: Tenemos un plan súper para esta noche. Puede funcionar ocasionalmente como adverbio, con el sentido de “magníficamente”: Lo pasamos súper en la fiesta.

2. Sustantivo masculino, acortamiento coloquial de la voz supermercado: Sintió como si su carne fuera uno de esos bistecs que venden en el súper. Es invariable en plural: Han construido varios súper por aquella zona.

3. En cualquiera de estos usos es un elemento tónico e independiente, que debe escribirse con tilde por ser voz llana acabada en -r. No debe confundirse con el elemento compositivo “super-“.

 

En conclusión: no debes sentir ningún reparo a sentirte superbién cuando vas al súper. O supercontento, o superfeliz… No te preocupes más de lo necesario por la superpoblación, ni por la subida de la súper, ni por las subidas superreducidas de sueldo en enero…

https://www.youtube.com/watch?v=C5eZILhy3Y8

¿Por qué no tener un par de aLas en cada pie?

Ser locos, desenfrenados, en la categoría fuera de concurso…

Raros… muy raros, de los raros que moLan…

de los que se ríen en días de lluvia sólo por llevarle la contraria al tiempo…

de los que bucean sin agua y pescan desde la bañera,

de los que utilizan la soledad para crecer, no para destruirse,

¡Sí!, de esos…

Mister y Miss Imaginación, que ven dibujos en las las gotas del cristal…

que ven mariposas y luciérnagas cualquier lunes por la mañana,

de los que te desean mucho tiempo para observar las nubes,

de los que no buscan… sólo vienen a coincidir.

Rematadamente raros… que mantienen su cuerpo en la tierra y mandan su “todo lo demás” a voLar…

…y es que… por qué no?

si puede ser… ¡porque SÍ!

 

pescar en un water

“La única regla de un viaje es que no vuelvas como te fuiste”.

Anne Carson.

…¿con quién?…

 

con quién  te invite a la dosis exacta de paz interior,
con quién te explique las constelaciones del cielo, como si fueran una película de dibujos animados,
con quién utilice de afrodisíaco un cóctel de confianza,
con quién se vaya de viaje en aviones sin rumbo… pero te regale un billete en el que ponga “contigo”,
con quién encuentres la sonrisa en el espejo,
con quién puedas ser viernes…
un lunes.

 

pareja dándose un beso en la cara

 

“No escales montañas para que el mundo te vea. Escala montañas para ver el mundo.

Vuélvete nada. Quítate las capas de protecciones superfluas, hasta llegar a tu centro, al núcleo más íntimo que hay en ti.

No te salves, no te protejas, no te cubras, no te escondas, no te avergüences ni justifiques, no te excuses ni trates de quedar bien.

Disuélvete. Desaparece en las nubes del ocaso y renace cada mañana en las gotas de rocío. Recréate día a día. Hazte a tu gusto.

Quítate los aires de importante y la necesidad imperiosa de que te vean, de que te hablen, de que todo sea como quieres tú.

Vacíate. Sin deseos insaciables, sin llamados de atención, sin demandas ni cuestiones. Solo tú contigo mismo en un acto sublime de humildad y vacío, para que Dios pueda penetrarte y ocuparte, y obrar en ti maravillas.

Vuélvete nadie. Sin grandes nombres que honrar, como decía el gran poeta Tagore, pierde tu reputación, vuélvete notorio. Que nadie te tenga agarrado de tus grandes declaraciones ni de palabras que te esclavizan. Para que puedas cambiar tanto cuanto desees, para que no tengas que cumplir expectativas.

Quédate solo. En todos los momentos que puedas, quédate en silencio. Para que no te haga ruido el mundo y puedas escucharlo a Dios.

Despégate de las emociones. Pon en calma ese mar bravío que te arrastra de aquí para allá sin piedad y sin rumbo, porque solo en la calma se asienta la conciencia.

Aléjate de los lugares que no huelen a ti. Que no saben a ti, que no se te parecen. Para que solo estés donde se escucha música de amor, donde se baila la danza cósmica y donde solo hay caminantes con antorchas de luz y buscadores de paz, no de gloria.

Ve donde te celebren… Donde te vean el alma y te miren desde el alma.”

Claudia Luna.

…eL sonido del corazón…

cuando palpita,
cuando se rompe,
cuando cicatriza,
cuando canta canciones de “allá voy” y otras de “me quedo aquí”,
cuando vuela,
cuando aterriza,
cuando va de la mano de la cabeza,
cuando se enfada con ella,
cuando el miedo le dice “no” y él se empeña en un “sí”,
cuando le cambia los colores al mundo y lo pinta de color de rosa,
cuando comprende que la herida no es un tragedia, sólo un aprendizaje,
cuando se sale por la boca…
cuando se queda sin planes…
y en lugar de quedarse en silencio…
decide…

quererse más.

Photomicona - Natalia Mindru

Fotografía: Natalia Mindru.

“Si solo escuchara a la razón, esa hipótesis me haría bien. Pero el problema es que, casi siempre, hago caso al corazón… y el corazón necesita cuentos de hadas.”

Tiziano Sclavi

 

…ven…

en mi mundo hay corazones para dos.

-uno es fotografía y  otro  reLato-

-uno lo intenta, otro lo consigue-

-uno dibuja, otro coLorea-

-uno abraza, otro se acurruca-

-uno es cordel y el otro peonza-

-uno es espejo y otro es reflejo-

-uno es suspiro… y el otro… también-

11206804_10206877374318486_2500812127965666247_o

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©.

“Al corazón le dijo la mente que “no sería capaz” y antes de que terminara de hablar…había empezado a hacerse una coleta.”

 

 

…el bucLe de un “cada”…

…cada día al despertar…
…en cada momento de duda…
…por cada frase con un “no”… en el que quieras un “sí”
…cada paso que des…
…a cada beso que desees dar…
…por cada espejo en el que te mires…
Repite conmigo:
“Tu eres guapa, Tú eres lista, Tú eres importante!”
Espejito, espejito…
¿Hoy será un gran día?
ROTUNDAMENTE SIIIIIIIIIIIIII

53352596_10215306754235998_8835452029494099968_o

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.  Copyright ©.

 

Donde nacen los besos

Las Luciérnagas saben donde nacen los besos…

Jarabe de Luciérnaga

Los libros de historia y los periódicos de ayer están plagados de héroes y heroínas. Ya. Pero ¿sabéis cuál es la persona más valiente del universo, y la que sin duda debería aparecer en esas páginas, con foto y todo, y no lo hace? Fácil: la que besa primero…

Porque sí. Porque para dar un beso de ésos que van a alguna parte (no de los que son sólo otra muesca en nuestro revólver), hay que ser tremendamente valiente. ¡Ostras!, ¿y si me hace la cobra? ¡Ostras!, ¿y si no lo hago bien? ¡Ostras!, ¿y si deja los ojos abiertos…? ¡Ostras, ostras, ostras! Sí, amiguitos, hay que poseer un coraje para ser el primero en besar, que ya lo querría MARVEL para sus superhéroes en mallas. Lo sabéis.

Es que, para empezar, y sin menospreciar a nadie, encontramos a quienes los piden por miedo a que sea ésa su única…

Ver la entrada original 508 palabras más