Cuestión de fe…

en todo lo que se ha dado la vueLta,

de sacarle la lengua a lo imposible desde ventanas abiertas de par en par,

momentos para creer que la incertidumbre nos enseñará su cara amabLe,

de encontrar la manera de ver el lado bueno de las cosas,

de soñar despierto a las once de la mañana,

de sacar un rayito de soL a tanta lluvia,

de hacer equilibrismos en cuerdas a punto de romperse para volver a recomponer el camino,

de perder la esperanza y que sea ella quién nos encuentre,

de confiar que el universo nos recompensará con un cielo lleno de estrellas en las noches de verano.

Cuestión de fe…

en caracolas de mar que amplifiquen nuestro eco,

en el que se oiga aLto y cLaro el sonido de un abrazo.

chica asomada a la ventana

…seres reconfortantes…

esos que nos miran y encienden nuestro botón del

“lado bueno de las cosas”,

de los que nos hacen brillar en una habitación a oscuras,

esos que son casa, puente, y río para bañarse,

los que se convierten en toalla cuando sales de la ducha cualquier noche de Enero… y calientan tus instintos a golpe de susurro,

…seres reconfortantes…

aquellos que son cielo, vuelo y libertad,

caldo del cocido en días de invierno,

esos que te besan las heridas…

y hacen el amor a cada una de tus cicatrices…

…seres reconfortantes…

sobre los que hay inventarse palabras para describirlos,

aquellos que sin estar delante, ni detrás…

están siempre…

a tu Lado.

Paul Newman

“Me gustaría ser recordado como un hombre que intentó ser parte de su tiempo, que trató de ayudar a las personas a comunicarse entre sí, trató de encontrar algo de decencia en su propia vida, trató de crecer como ser humano . Alguien que no fue complaciente, que no escurrió el bulto “. Paul Newman.