…eL veintiuno de marzo y sus efectos coLaterales…

-primavera-
excesos de corazón,
estación en la que no se deshojan margaritas…se coleccionan,
donde el centro del huracán está los pistilos de cualquier amapoLa,
meses en los que vivir es obligatorio,
segundos de truenos,
minutos de juegos,
horas para amar sin distancia…,

días de gramíneas en bucle,

en los que el estado del tiempo…

declara a la poesía que intervenga.

“La amo cuando está demasiado
lejos o demasiado cerca;
las distancias a medias
solo sirven para amores a medias
y nosotros amamos al límite.
Aquí se juega a trueno
o se juega a nada”.

Batania

DONDE ESTARÁN LAS AMAPOLAS

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.  Copyright ©.

…el bucLe de un “cada”…

…cada día al despertar…
…en cada momento de duda…
…por cada frase con un “no”… en el que quieras un “sí”
…cada paso que des…
…a cada beso que desees dar…
…por cada espejo en el que te mires…
Repite conmigo:
“Tu eres guapa, Tú eres lista, Tú eres importante!”
Espejito, espejito…
¿Hoy será un gran día?
ROTUNDAMENTE SIIIIIIIIIIIIII

53352596_10215306754235998_8835452029494099968_o

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.  Copyright ©.

 

…si pudiéramos coLorear Los juegos en estéreo…

…sonaríamos como un pinceL…

…pisaríamos con un timbre…

…oiríamos con Los ojos…

…y…

soñaríamos más despiertos.

 

30726421_10216388057639625_6656558598463684608_n

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.

“En la pared de una fonda de Madrid, hay un cartel que dice: Prohibido el cante.

En la del aeropuerto de Río de Janeiro, hay un cartel que dice: Prohibido jugar con los carritos porta-valijas.

O sea; todavía hay gente que canta, todavía hay gente que juega.”

Eduardo Galeano.