Las eLes de mis veranos…

y su maravillosa forma de ponerme vistas al mar…

de encontrar la manera de hacerme más salada,

de Llenarme de sitios en los que me encuentro…

que me encuentro paLabras en las que me reconozco,

porque ¿sabes agosto?

sabes a amor, sabes amar, sabes a mar,

sabes a …

“… només…”,

a “només paraules d’amor”

… que se escriban como se escriban y se pronuncien como se pronuncien…

…en bucLe …

 paLabras de amor, parauLes d´amor,

paLabras de amor, parauLes d´amor,

 paLabras de amor, parauLes d´amor…

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.  Ele de Lau. Copyright ©.

“-Se puede saber que haces respirando así?  

Aspirando olor a sal, a brisa marina, a gofres recién hechos…, a carcajadas en la playa… un día se hará el invierno y necesitaré un recuerdo.”

Un barco de papel…

que suene a caracola de mar a cada roce con las olas,

que navegue mis sueños cuando esté dormida,

que me erice la piel cuando sople el viento,

que empuje los miedos con sus remos y los convierta en espuma.

Un barco de papel…

que encuentre el rumbo cuando lo pierdo,

que sea brújula en cada uno de mis mapas,

que sea llaves para cualquier puerta,

que sea caLma a golpe de viento.

Un barco de papel…

que no pesque peces, los haga sonreír,

que olvide el pasado pero acaricie la herida,

un barco de papel…

que tenga aLas para surcar el cieLo.

-Nivel de reciprocidad máxima: Ser la persona favorita de quien es tu persona favorita.

…con las gafas puestas para “ver mares”…

con la música aLta para tararearse,

con kiLómetros y kiLómetros por delante...

para que la emoción no nos invada, ¡nos conquiste!,

en el camino exacto...,

 en el que las nubes estén a nuestro favor.

“¿ella era el camino?

-No, ella era con quién caminar.”

58570597_692082627878647_4997129706558980096_n

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.  Abril 2019. Copyright ©.

…cuando tú eres eL viaje…

y aprendes a mirar…

el destino deja de importar.

“no hay arena en tu maLeta, hay mar”

maleta llena de arena

 

CURSO ACELERADO PARA APRENDER A MIRAR
Miro dentro de ti y veo ciudades que se abren de piernas,
ciudades que esperan que la alegría las insemine
y haga nacer así una historia de amor
que comience bien, que siga bien y acabe bien.

 

Miro dentro de ti y sospecho con alegría
que contienes siete futuros diferentes
pero todos son conmigo.

Miro dentro de ti y surgen desde las entrañas
esas ganas intactas de decirte
que nos mudemos a vivir juntos
aunque ya vivas conmigo.
Qué cosa esta de pasarme la vida
deseando hacer, vivir y tener
las cosas que ya hago, vivo y tengo contigo.

Miro dentro de ti con los ojos de puntillas,
con el corazón saltando en el colchón,
miro con los 7 sentidos,
con las palmas de las manos,
sin bajar la bandera del taxímetro
porque no se puede mirar de otra manera
que inventando otra manera de mirarte.
Y mirarte así, por ejemplo, desde las canciones
que otros te hicieron cuando no te escribían a ti.
Eso es lo que yo sé hacer. Es lo que mejor hago.

Yo miro. Yo te miro. Yo siempre te miro
y no sé hacer otra jodida cosa que mirarte.
Llevo 3 años mirándote y ahora puedo decir
que todo lo que miré en mis vidas anteriores
fue para aprender hoy a mirar sin faltas de ortografía,
para aprender que solo salen bien unas historias.
Aquellas en las que se aprende a mirar de dos maneras:

a la vez
y en una misma dirección.

Marwan.