…que de todas las cosas que te gusten de mí…

…lo de menos sean Las cosas…

…que te haga cosquillas mi brillo en los ojos cada vez que me veas aparecer,

…que me susurres al oído, en letras mayúscuLas  que me acompañas en cada una de mis iLusiones,

…que me bajes de Las nubes sóLo para dormir y así poderme enseñar la Luna,

…que “imaginarme imaginando” sea eL mayor de tus deseos,

…que mandes a la culpa a paseo, y no dejes rastro, ni migas de pan para que vuelva,

…que me prefieras “voLando” aún sabiendo que habrá veces que tendré un aterrizaje forzoso…

…que me hagas eL amor y no la guerra,

que me quieras “Yo”,

porque así es como te enamoraste “Tú”.

47580999_10218332396086871_3608462244553162752_o(1)

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©.

“Cada brizna de hierba tiene su ángel que se inclina sobre ella y le susurra: Crece, crece.”

― El Talmud

Anuncios

…en eL infinito y más aLLá deL corazón…

…siempre hay Luna…

…siempre hay vueLta.

36318530_10216965569757067_8320279253618786304_n(1)

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre.

“La liebre pequeña color avellana.
Tenia tanto sueño que no podía pensar mas.
Entonces miro por encima de los arbustos,
Hacia la enorme oscuridad de la noche.
Nada podía estar mas lejos que el cielo.
-te quiero de aquí a la luna!,
Adivina cuanto te quiero…
Dijo, y cerro los ojos.
-eso esta muy lejos,
Dijo la liebre grande.
-eso esta lejísimos.
La liebre color avellana
Acostó a la liebre pequeña
En una cama de hojas.
Se quedo a su lado
Y le dio un beso de buenas noches.
Luego se acerco aun mas y le susurro con una sonrisa:
-yo te quiero de aquí a la luna…y vuelta.”

Adivina cuanto te quiero. San Mcbratney