…eL mejor truco para “entrar” en caLor…

no está en el truco,

está en “entrar”,

en darle movimiento al verbo,

en no quedarse impasible,

en entrar a formar parte de los valientes,

de los que se atreven,

de los que mandan la costumbre a paseo y empiezan de cero,

de los que pierden para ganar,

de los que se ponen por bandera “el manos a la obra”,

de los que no se dejan para después,

de los que cometen la locura más hermosa del mundo,  que es confiar en alguien,

de los que tienen la osadía de aún teniendo frío y miedo… se van al lugar más bajo cero del planeta y le suman grados,

de los que tiran para delante a pesar de haber extraviado las ganas,

de los que quieren poder…

porque el mejor truco para no tener frío…

tampoco fue un truco,

siempre fue un regalo…

el de regalar un pingüino* a otro pingüino*.

pinguinos tatoo 2

*” A pesar de siempre andar en grupo, los pingüinos eligen una pareja para toda la vida, por eso se cree que estos animales son símbolo de romanticismo porque son monógamos, y tienen un ritual especial para enamorar a su pareja.
Cuando un pingüino macho se enamora de un pingüino hembra, busca la piedra perfecta en toda la playa para regalársela. Cuando finalmente la encuentra, él se inclina y coloca la piedra justo frente a ella. Si ella toma la piedra, significa que acepta la propuesta.
Una vez al año se reúnen en el mismo lugar, lo que se llama la parada nupcial. Cada uno memoriza tan bien el canto del otro que, tras meses de separación consiguen localizarse. El cortejo es todo un ritual.
Cuando un macho corteja a una hembra infla su pecho e inclina la cabeza hacia atrás y ambos empiezan a emitir fuertes sonidos parecidos a un rebuzno agudo. Se pueden gritar mutuamente por horas. Muchos llaman a estos cantos “la canción del corazón”, ya que cuando una pareja de pingüinos se une es para toda la vida. Son una de las especies más fieles.”

 

El vaLor de tener vaLor…

de lanzarse al agua aunque cubra,
de poner la mano en el fuego,
de confiar a pesar de no creer,
de mirar de adentro hacia afuera, en lugar de hacerlo de arriba abajo,
de jugar al póker sin ases en la manga,
de encontrar tarde y querer pronto,
de tirar las incertidumbres* y todos sus principios* al cesto de la ropa sucia,
de poner el programa largo de tu lavadora,
de decir “te quieros sin venir a cuento”,
de matar los miedos a verdades,

porque cuando se tiene valor de tener vaLor…

-ya estás cotizando al alza-
y mientras caes al vacío...

te das cuenta que entre soltar y dar rienda suelta…

sólo hay una sonrisa de por medio,

y esta vez…

es la tuya.

niño con pañales

 

-¿Por qué eLLa?

Seré breve, porque cuando sonríe, confunde a los girasoles. Perdí el norte pero encontré un tesoro.

**

En mecánica cuántica, la relación de indeterminación de Heisenberg o principio de incertidumbre establece la imposibilidad de que determinados pares de magnitudes físicas observables y complementarias sean conocidas con precisión arbitraria. Sucintamente, afirma que no se puede determinar, en términos de la física cuántica, simultáneamente y con precisión arbitraria, ciertos pares de variables físicas, como son, la posición y el momento lineal -cantidad de movimiento- de un objeto dado. En otras palabras, cuanta mayor certeza se busca en determinar la posición de una partícula, menos se conoce su momento lineal y, por tanto, su masa y velocidad. Este principio fue enunciado por el físico teórico alemán Werner Heisenberg en 1927.