Con vivir…

contigo es suficiente,

porque eres la suma de la potencia,

el otro lado de la cama,

el sueño de un “nosotros” del bote de los cepillos de dientes,

el número favorito de mis letras,

la música ordenando mis instintos cuando aparece el silencio,

el sofá en el que me pierdo,

la naranja entera que se enamoró de un limón,

la caLmita de mis nervios,

el beso de mariposa…

cuando necesito voLar.

cepillos de dientes

-Y tú a él, ¿para qué lo quieres?

-Para todo lo que importa.