Conversaciones de una astronauta de once centímetros y de un buzo …en un sofá.

Mientras tiran de la manta,

mientras se tocan con el dedo en cada pirueta,

mientras desde su infinito mar su padre la cuenta cómo será su vida en la tierra,

mientras surfea olas en océanos de notas musicales,

mientras fabrican secretos sin que yo los oiga,

mientras mi barriga les sirve de abrigo,

mientras se dan tiempo para darse tiempo,

mientras encuentran la manera de baiLar despacio,

mientras le recita coLores que nunca podrá olvidar,

mientras besa su piel a través de mi piel,

mientras le cuenta cuentos en los que los peces vuelan,

mientras la deja miguitas de pan de centeno para que siga el camino correcto,

mientras mi fragilidad los mira…

y se maraviLLa de su espacio interior.

Una respuesta a “Conversaciones de una astronauta de once centímetros y de un buzo …en un sofá.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s