La tuerca que me falta…

el tornillo que tengo de más,

las vueltas a la cama que da mi imaginación,

mi sueño cuando se queda despierto,

la caja de madera que pide a gritos no contener nada para poder estar llena,

esa persona a la que eliges para volver a pasar la cuarentena, una y otra vez, en bucle, en progresión aritmética…

a pesar de las rutinas, a pesar del roce que hace el roce.

La tuerca que me falta…

y esa manera que tienen mis seres queridos de mimar esa ausencia,

de amortiguar mis maneras,

de quererme siempre en lugar de “a veces”,

de desenredar mis nudos,

de ponerme fácil lo difícil,

de besar mis engranajes…

y conseguir por fin,

que en mi casa no se vuelva a conjugar el verbo “faltar” o “pedir”, si no es para referirse a la saL.

Me falta una tuerca

3 respuestas a “La tuerca que me falta…

  1. Hoy me lo has puesto muy fácil Querida… Hoy empleaste un verbo de la primera conjugación que siempre apetece tener presente: Besar.
    Y es que da igual como lo digas… aunque dijeras “Un berso que sabe vesar” se entendería perfectamente y hoy todavía más que es el día internacional del beso.

    Yo hace un tiempo empleé un verbo propio que conjuga perfectamente con el tuyo y es que aún no existiendo (todavía) son ambos, el beso y el tacto, un complemento perfecto.
    Tactar… ese es mi verbo preferido para acompañar y llevar de la mano al Besar.

    Es hora…”de besar mis engranajes…” los tuyos.
    Feliz día de Lunes Lunero. Ten mucho cuidado ahí afuera.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s