Bailar al son del coLor del sonido…

para pisar con un timbre,

para oír con unos ojos,

para beber con el tacto,

para que no haya ningún ¿por qué? que no encuentre su respuesta,

para parar por un rato el ruido de fondo y escuchar sólo las risas,

para que “bien-aventurarse” se convierta en la mejor de tus decisiones,

para que en cualquier circunstancia, por lastimosa que sea…

siempre encuentres la manera…

de comer perdices.

encontrar la manera

Fotografía: París por Robert Doisneau.

“Bienaventurados los adictos a emociones fuertes
porque corren buenos tiempos para la gente marchosa.
Bienaventurados los dueños del poder y la gloria
porque pueden informarnos de qué va la cosa.
Bienaventurados los que alcanzan la cima
porque será cuesta abajo el resto del camino.
Bienaventurados los que catan el fracaso
porque reconocerán a sus amigos.
Bienaventurados los necios
que se arriesgan a prestar consejos
porque serán sabios a costa
de los errores ajenos.
Bienaventurados los pobres
porque saben, con certeza,
que no ha de quererles nadie por sus riquezas.
Bienaventurados los castos
porque tienen la gracia divina
y la ocasión de dejar de serlo
a la vuelta de la esquina.
Bienaventurados los que aman
porque tienen a su alcance
más de un cincuenta por ciento de un gran romance.
Bienaventurados los que están en el fondo del pozo
porque de ahí en adelante
sólo cabe ir mejorando.
En cualquier circunstancia
por lastimosa que sea,
busca la manera
de comer perdices;
que a pesar de lo alto que
nos coloquen el listón,
hay que brincar
con la intención
de ser felices.”

https://www.youtube.com/watch?v=AkCy5Pi3VSE