¡Ama!

Aspirando cada una de las letras de ese verbo
estremeciéndote en lo que te susurran los paréntesis,
bajando el volumen de lo que escuchas y subiendo el volumen de lo que sientes.

¡Ama su caos!

Sus maravillosas rarezas,
su increíble manera de mirar el universo,
su forma de ser,
sus tomas y dacas,
porque ahí está la clave del misterio.

¡Ama sus guerras!

sus vaivenes, sus mareos, su ejército de sístoles y diástoles,
porque cuando amas bien,
siempre declaras la paz.

¡Ama a quién le suene el corazón a cosas bonitas!

a quien le des la mano y quieras correr a su lado,
en cualquiera de sus ritmos,
No te quedes con las ganas de querer,
de volverte loc@,
de adorar cada uno de sus gestos,
de rendirles pleitesía,
de perderte entre sus latidos y bailar a su son,
-no hay nada más fascinante que sentirse a la vez, a una, como Fuenteovejuna*-.

¡Ama sus iLusiones!

porque estás dentro de eLLas,
porque lo mejor que puede hacer el amor por tí… ¡es que te inspire!,
que te arroje en los brazos de infinitos mundos extraordinarios,
a los que quieras viajar,
en los que desees sonreír,
en los que seas tú sin condiciones,
sin sentirte en deuda.

¡Ama sus errores!

Acaricia cada vértice, cada arista,
cada vulnerabilidad…
porque eso hará que te enamores locamente de sus aciertos.

¡Ama!

Consciente,
ahora,
ya,
más,
siendo tú,
sin cambiarte una sola coma, una sola tilde, un sólo guión,
un sólo punto y seguido.

Ama.Ama.Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama. Ama.

amar a la vez

 

-¿Y lo amas?
-Le enseñaría a volar aún sabiendo que puede irse y no volver.

amar gift.gif

*

Obra teatral del Siglo de Oro español del dramaturgo Lope de Vega.

 

Posted in Ama

Los deseos minúscuLos…

pequeños…
aparentemente insignificantes,
esos que crea nuestra imaginación en lo que dura un suspiro,
sin darse importancia,
de los que se soplan mientras se da el primer sorbo al café de la mañana,
esos que por un instante hacen que tu mundo de reaLidad se convierta en fantasía,

…deseos diminutos…

 en los que ni ella es Alicia ni él tiene sombrero pero que pasan los días en el país de las maravillas,

…deseos pequeñitos…

de los simpLes, de los que no nos complican la vida,
los que están repletos de garabatos, de dibus, de cosas por hacer…

…micro- deseos concatenados…

que te sujetan,
que te hacen de camino de baldosas amarillas,
que empujan tu mejor versión,
que desatan tus nudos,
que disfrutan de tus ójalas,
para que puedas llegar “sonriendo”…
al castillo de la ciudad esmeraLda.

sopla y pide blanco y negro

 

-¿Por qué soplas?

-Porque estoy pidiendo deseos.

-¿y qué pides?

-Pisar carcajadas de mar y bañarnos a besos.