…el priviLegio del amor…

está en eLegirse todos los días,

en volver a empezar a querer cada mañana,

en que el resto de tu vida combine con el resto de la suya,

en compartir la colección de sueños,

en que la distancia hasta la luna sea siempre de ida y de vuelta,

está en que decir “lo siento” se apellide “no pasa nada”,

está en que el paraíso esté geográficamente situado entre el cepiLLo de dientes…

y el desayuno de cada mañana.

Ilustraciones: Curtis Wiklund.

“A veces las palabras no bastan.
Y entonces sirven los colores.
Y las formas.
Y las notas.
Y las emociones.”
Alessandro Baricco