…¡me pido un “haLLazgo”!…

…que es como un hilo del que sólo tienes una punta…

…del que si vas estirando te lleva de un lugar a otro…

…como un bono de autobús ilimitado…

…y  te dejas llevar…

…y no te resistes…

…porque no sabes si habrá viaje!

…ni siquiera si habrá hilo!

…pero sí que sabes que habrá…

iLusión

-te brillan los ojos-

49938448_10218629875283665_7676224172866928640_o

Fotografía: Donde las eLes encuentran su nombre. Copyright ©

“El éxito, para mí, no se trata de riqueza, fama o poder.
Se trata de cuántos ojos brillantes hay a mi alrededor.”

Benjamin Zander

 

…el buen deseo cumpLido…

viene vestido de abrazo suave,

de caricias con sonrisa,

tiene ojos de mirada tranquiLa,

se instala en tardes de invierno que hueLen a leña,

está en un vino sin pretensiones, a pequeños sorbos,

mantiene siempre la caLma,

sin sorpresas, sin arrebatos, sin “síes pero noes”,

te besa sin música de fondo,

está en un amor…. que sea amor…

y nada más.

16831153_1220248271422987_7806924624450521864_n

 

Cuando el aire purifica.
Cuando la vista emociona.
Cuando el tiempo se detiene.
Cuando el silencio habla.
Cuando todo se vuelve uno.
Uno comprende que es todo.

― Jorge Cohen Mauer

 

…súbete aL sustantivo “cambio”…

…como si fuera un dragón,
…encógete,

…agrándate,

…avanza cuatro pasos,

…retrocede dos,
…vuelve a hacerte pequeño si es necesario…

pero vuelve a crecer luego,

…hazLo, ya, en este momento, en cuaLquier Lugar…

para que “tu yo de ahora” se ponga en marcha,

y con él…

“eL verbo” en movimiento.

49811689_523348741497326_1665689309249798144_n

Alicia en el País de Las Maravillas. Lewis Carrol y Rebeca Dautremer.

“La Oruga y Alicia se estuvieron mirando un rato en silencio: por fin la Oruga se sacó la pipa de la boca, y se dirigió a la niña en voz lánguida y adormilada.

-¿Quién eres tú? -dijo la Oruga.

No era una forma demasiado alentadora de empezar una conversación. Alicia contestó un poco intimidada:

-Apenas sé, señora, lo que soy en este momento… Sí sé quién era al levantarme esta mañana, pero creo que he cambiado varias veces desde entonces.

-¿Qué quieres decir con eso? -preguntó la Oruga con severidad-. ¡A ver si te aclaras contigo misma!

-Temo que no puedo aclarar nada conmigo misma, señora -dijo Alicia-, porque yo no soy yo misma, ya lo ve.

-No veo nada -protestó la Oruga.

-Temo que no podré explicarlo con más claridad -insistió Alicia con voz amable-, porque para empezar ni siquiera lo entiendo yo misma, y eso de cambiar tantas veces de estatura en un solo día resulta bastante desconcertante.

-No resulta nada -replicó la Oruga.

-Bueno, quizás usted no haya sentido hasta ahora nada parecido -dijo Alicia-, pero cuando se convierta en crisálida, cosa que ocurrirá cualquier día, y después en mariposa, me parece que todo le parecerá un poco raro, ¿no cree?

-Ni pizca -declaró la Oruga.

-Bueno, quizá los sentimientos de usted sean distintos a los míos, porque le aseguro que a mi me parecería muy raro.

-¡A ti! -dijo la Oruga con desprecio-. ¿Quién eres tú?

Con lo cual volvían al principio de la conversación. Alicia empezaba a sentirse molesta con la Oruga, por esas observaciones tan secas y cortantes, de modo que se puso tiesa como un rábano y le dijo con severidad:

-Me parece que es usted la que debería decirme primero quién es.

-¿Por qué? -inquirió la Oruga.

Era otra pregunta difícil, y como a Alicia no se le ocurrió ninguna respuesta convincente y como la Oruga parecía seguir en un estado de ánimo de lo más antipático, la niña dio media vuelta para marcharse.

-¡Ven aquí! -la llamó la Oruga a sus espaldas-. ¡Tengo algo importante que decirte!

Estas palabras sonaban prometedoras, y Alicia dio otra media vuelta y volvió atrás.

-¡Vigila este mal genio! -sentenció la Oruga.

-¿Es eso todo? -preguntó Alicia, tragándose la rabia lo mejor que pudo.

-No -dijo la Oruga.

Alicia decidió que sería mejor esperar, ya que no tenía otra cosa que hacer, y ver si la Oruga decía por fin algo que mereciera la pena. Durante unos minutos la Oruga siguió fumando sin decir palabra, pero después abrió los brazos, volvió a sacarse la pipa de la boca y dijo:

-Así que tú crees haber cambiado, ¿no?

-Mucho me temo que si, señora. No me acuerdo de cosas que antes sabía muy bien, y no pasan diez minutos sin que cambie de tamaño.”